≡ Menu

tarot telefonico

A la hora de elegir todos buscamos el mejor tarot telefónico posible, sin embargo es tan grande la oferta, de tarot telefónico visa,  que se nos presente que nos encontramos confusos sobre cual escoger. Dada la gran presencia de anuncios de empresas anónimas eso provoca que sea una especie de probar suerte al primero que toque. Se trata de encontrar un criterio, unos puntos básicos que nos permitan seleccionar entre tanta oferta.

Elegir una consulta artesanal

tarot artesanal

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el mundo del tarot está dominado por empresas de comunicación que regentan centros de llamadas en las que se trata a las personas como un negocio de comida rápida. Se trata de volver a un enfoque distinto, más tradicional. Y eso quiere decir volver a la consulta artesanal que se distingue por dos cosas:

1. Trato particular. Se trata de consultas privadas en las que el artesano nos atiende personalmente en un trato personal y de confianza.

2. Trato profesional. Un artesano es una persona con la debida experiencia y formación que le capacitan para practicar su oficio. Optemos por un planteamiento más modesto a la hora de elegir al profesional, más de sentido común, alejándonos de tanto anuncio de personas con superpoderes.

Elegir el sistema de adivinación

i ching mejor tarot

Aunque la gran mayoría de personas creen que el tarot es el único metodo existen otros sistemas que son mejores. De entre todos ellos destaca para los entendidos en el tema un oráculo procedente de China….el I Ching.

Este antiguo sistema de adivinación china, con más de dos mil años de uso, nos contesta a nuestras preguntas del siguiente modo:

1. Acerca del presente. Nos habla de la situación presente desde el fondo del asunto, mostrándonos aquello que puede estar oculto.

2. Acerca del futuro. Nos señala el camino del porvenir, el rumbo que van a tomar las cosas.

3. Un sabio consejo. Sin lugar a dudas esto le hace único entre todos los sistemas de adivinación. El I Ching es la base de la sabiduría china, y nos ofrece consejos procedentes de un saber de miles de años. Nos sugerirá cual es la mejor manera de actuar.

Elija con confianza

Si desea una consulta de tarot telefónico diferente le sugiero mi propia consulta. Estaré encantado de atenderle personalmente en un trato personal y de confianza.

A su servicio,

Don Fidel

No cabe duda de que el gran negocio de la videncia se ha basado en la fuerte inversión económica por parte de las empresas de comunicación. Esto ha generado esta moda actual en la que consultar a un vidente es algo que nos aparece como anuncio en todos los medios.

Hay personas que siguen creyendo en una idea más tradicional, en la que buscan un tarot sin gabinete pensando que serán tratados de una manera más personal, más acorde a su paladar. Y es que hablamos de gustos. Pues en realidad la gran mayoría del negocio del sector se basa en gabinetes, centros de recogidas de llamada, en la que atienden un gran número de llamadas provocadas por grandes campañas de publicidad.

Frente a eso el pequeño artesano es incapaz de competir. En una economía de la atención se trata de llegar al cliente, y es natural que por tanto las cadenas de cocina rápida triunfen gracias a un modelo empresarial que ha demostrado triunfar en cualquier sector que se aplique.

Todo esto se aleja lógicamente de la mirada tradicional de antaño, con un toque de poesía que ahora ya no existe.

Por supuesto, si lo que busca es una consulta artesanal en la que sólo atienda el profesional del tema.  Entonces ha llegado a buen puerto. Estaré encantado de atenderle.

A la hora de seleccionar el mejor tarot visa nos encontramos con una amplia variedad de ofertas, casi todas ellas apuntando al concepto de lo economico. Y es que un tarot economico visa parece ser ahora el criterio fundamental. Esto nos puede hacer creer que tenemos que buscar el “chollo”, la “oferta” que nos permita tener este servicio con el menor precio posible.

Lógicamente no estamos buscando a un profesional entonces, por lo que optaremos por los servicios de call-center que se basan en gente mal pagada y obligados a cumplir un cupo. Se quiera o no, en asuntos artesanales, no podemos conventir el tema en un asunto de precio. De hecho si encontramos a un auténtico artesano nos daremos cuenta que su precio es modesto, acorde a un planteamiento que no busca ganar dinero por ganar dinero, sino simplemente el hecho de poder vivir dignamente con su oficio.

Por tanto si deseamos un tarot visa con calidad, dejando ya aparte el tema de la cantidad, será preferible que busquemos al serio profesional, al artesano de toda la vida que tratará de hacer las cosas lo mejor posible.

Es lo que hay, no busquemos aplicar criterios de fabrica a los pocos oficios artesanales que quedan todavía.

Si buscaramos una consulta de tarot, el mejor tarot 806 sería aquel que nos permitiera recuperar el espíritu poetico de antaño. Y es que en los tiempos modernos incluso los asuntos de la adivinación se han convertido en algo propio del comercio y la empresa. Olvidamos que preguntar al destino era un asunto muy relacionado con la poesía, y al olvidarlo tratamos asuntos como el amor como si no requirieran de eso…de poesia.

Recordemos al poeta cuando nos cuenta: damos cuenta de que el actual enfoque, regido por el comercio y la empresa, se aleja mucho de la mirada poetica de antaño. Y es que el asunto de consultar el destino era antes un asunto propiamente poetico, y por tanto había que cultivar cierto talante propio del poeta para entender estas cosas.

Nos olvidamos de la poesia y todo se vuelve prosa, hasta en el tema del amor. Ya nos dice el poeta Miguel Hernandez que:

 

¿No cesará este rayo que me habita

el corazón de exasperadas fieras

y de fraguas coléricas y herreras

donde el metal más fresco se marchita?

¿No cesará esta terca estalactita

de cultivar sus duras cabelleras

como espadas y rígidas hogueras

hacia mi corazón que muge y grita?

Este rayo ni cesa ni se agota:

de mí mismo tomó su procedencia

y ejercita en mí mismo sus furores.

Esta obstinada piedra de mí brota

y sobre mí dirige la insistencia

de sus lluviosos rayos destructores.

 

De Miguel Hernandez otro poema en tarot chino telefonico.

Cuando uno busca una consulta de tarot teléfonico busca que éste sea el mejor, y lo mejor es simplemente aquella consulta que nos merezca confianza. Así, por ejemplo,  llamar a un tarot visa fiable nos parece requisito indispensable para realizar nuestra consulta. ¿Y cómo sabemos que podemos confiar en este servicio?

Hay dos criterios básicos para esto:

1. Artesanía. Esto quiere decir que debemos buscar  a un profesional, con la formación y experiencias adecuadas, que posea una consulta privada. Esto se ajusta al planteamiento tradicional del oficio en el que podremos tener un trato personal con alguien que realmente se tome en serio este oficio.

2. Afinidad. De nada nos sirve conectar con un profesional si no sentimos cierta afinidad, en estas cosas de la adivinación es necesaria cierta apertura, una cierta simpatía que nos permita relacionarnos adecuadamente.

Yo le propongo mi propia consulta, una consulta diferente para gente diferente. Es una consulta privada en la que utilizo el I Ching, el Oráculo del Cambio. Este sistema es muy valorado por los entendidos por su capacidad de respuesta a nuestras preguntas. Estamos hablando de un oráculo de miles de años de antiguedad y que sigue vigente por su penetración y sabios consejos.

Si desea una consulta distinta le sugiero que busque a un profesional distinto.

A su disposición,

Don Fidel

Cuando se comparan sistemas de adivinación tenemos fundamentalmente sistemas basados en la imaginación del interprete y sistemas que ofrecen la respuesta por sí mismos.

De los primeros el más famoso es el tarot. Ese juego de naipes es interpretado según el criterio del propio tarotista. Se quiera o no son imágenes que cada uno puede interpretar como desea.

De los segundos el I Ching destaca no sólo por ser un texto, lo que obliga a responder lo que dice…,sino por su extrema antiguedad. Ya hace 2500 años Confucio afirmaba que necesitaría cuarenta años más de vida para poder estudiar al Oráculo. Es el único texto oracular que ha permanecido intacto con los siglos, siendo enriquecido por legiones de sabios y que ha fundamentado todo la filosofía china.

En mi opinión podríamos comparar el I Ching y el tarot como un coche: el primero sería el rolls-royce de los sistemas de adivinación frente a un utilitario que sería el tarot.